viernes, 10 de enero de 2014

Fin de la crisis, realidad o sensación

 Se percibe un cierto tufillo de optimismo ante la salida del túnel, pero es esto realidad o es solo un espejismo, los políticos quieren hacernos ver, por su propio beneficio que estamos al final de esta crisis, la mas larga de los últimos 50 años en nuestro país, pero , con que finalidad, el continuismo del sistema montado alrededor de la Constitución Española, un bipartidismo, clientelista, intervencionista, en donde el poder lo es todo. Y la perpetración en los tronos, se hace interminable, como una forma de vida, vivir de la política, pero en la calle se respira otro aire, uno que se esta hirviendo a fuego lento en una olla a presión, y que va a estallar de un momento a otro, y lo mas grave, es que esta olla esta llena de tornillos y metralla, y en cuanto estalle nos va a dar a todos en las narices. Pero ellos a lo suyo, tocando la misma música, atrincherados en sus despachos, esperando a ver que pasa, pero lo de irse, no se les ha ocurrido ni por asomo.Ya es hora, de que se tomen medidas en serio para restablecer el orden perdido. De un lado, la suspensión de la autonomía catalana, interviniendo ese parlamento,por alta traición al Estado del que forma parte. España es una nación indivisible, y solo por votación de la totalidad del Estado española puede decidir sobre su segregación, pero no es posible en este marco constitucional. convertir España en 17  reinos o repúblicas bananeras no es lo aconsejable, ya que estamos inmersos en un proceso de integración política mas amplio que es Europa.El federalismo asimétrico no es viable,, no es un país con recursos para ello, lo ideal seria, agrupar las autonomías en territorios mas amplios, donde la representación la ostenten senadores, con 4 autonomías, basta, diputaciones, fuera, altos cargos, fuera y   elecciones con listas abiertas. Esto es lo ideal y recomendable, sino estamos abocados al fracaso como nación.

JMGS