miércoles, 4 de diciembre de 2013

Es cuestión de confianza

                 La confianza mueve montañas,pero esta esta en sus horas mas bajas, y sigue consiguiendo mas adeptos, hasta el punto que la gente ya no cree en nada, es peligroso, ya que si no remediamos la situación todos los esfuerzos serán en balde, pero que es lo que ocurre, que las instituciones no son capaces de transmitirla, se encuentra inmersas en un proceso de descrédito, y no se dan cuenta que tienen un problema serio, y que han ideado para poder salir de ella?, la represión, y esto es lo peor que puede suceder, que amordazan a una sociedad arta de escándalos de corrupción, donde esta se ha institucionalizado, hasta el punto que esta calando en todas los estamentos  de la sociedad, lo normal, es la impunidad, de quien se va de rositas, si comete un delito económico, el coste resulta barato para quien lo hace, un pequeño reproche social y otra vez a las andadas. Los que nos gobiernan miran para otro lado, intentando guardar el trasero y contra-atacando, escuriendo el bulto y echandole, como siempre la culpa a otro. El remedio a este mal, es una purga de cargos publicos, una renovacion total, cosa que no estan dispuestos, ya que estos han encontrado el modus vivendi en la escena publica, donde retozan a sus anchas, disponiendo de un poder que le ha dado el pueblo a traves de las urnas para administrar lo publico sin nnguna responsabilidad, cuando se les pide, miran para otro lado, e intentan echar el culo fuera, contra atacando contra el valiente que se enfrente a esta terrible fiera, si son jueces, acusandoleos de prevaricar, si son periodistas, de falsedades, ya que siguen siendo presuntos, auque hayan mas que indicios suficientes de criminalidad y para colmo se esconden detras del disfraz legal de senador o diputado para librarse de sus fechorias,antes de que se destapasen los desfalcos cometidos, salieron dos escopeteados a esconderse en el congreso como aforados, y alli sigue tan panchos., eso si con cara de asustados, no hay mas que verlos, la cara de telediarios que tienen los secuaces. Y asi es la vida de estos secuaces.Como la imagen de un pueblo es la de sus representantes,y esta esta se esta deteriorando, habrá que pedirles daños y perjuicios por los daños que le están haciendo al país.

 JMGS
 Economista-Abogado e indignado