jueves, 22 de diciembre de 2011

Reestructuracion del sistema financiero

                  Uno de los principales problemas de la economía real es la falta de fluidez del crédito, el gobierno entrante deberá implementar medias para que los bancos saneen sus balances, para ello deberán desprenderse de entre 100.000 y 150.000 millones de activos tóxicos, inmuebles y solares, entre un diez y un quince por cien del PIB. La idea es, crear un banco malo para no acudir a las inyecciones de capital del sector público que contribuyan a engordar aun más la deuda del Estado y subir la prima de riesgo. Sin embargo la formula, debe ser la emprendida ya por algunos, fusionarse para sanear sus balances .El saneamiento de balances se haría a través de la EPA como el caso de la CAM, mediante subasta, a través de un fondo de garantía de depósitos a largo plazo protegido contra pérdidas. Así el Sabadell tiene protegidas las pérdidas que de la CAM en los próximos años, El problema principal para llevar a cabo este sistema es la insuficiencia de fondos del FGD, pero hay una segunda alternativa, y resulta del diferimiento de la deuda que se genere durante varios años, para ello necesita créditos del propio sector, pues el Estado no puede avalar dichas operaciones por su altísima prima de riesgo. Otra solución ya apuntada por las cajas seria la creación de un banco malo que aglutine todos los activos tóxicos, a cambio de un precio a pagar en deuda, que a su vez puede estar avalada por el estado. Y otra seria que el BCE y el FMI participe de la financiación del banco malo, este aglutinaría los activos tóxicos , se incluiría el suelo adjudicado, el objetivo es que saquen de sus balances estos activos para que puedan salir al mercado financiero y captar recursos para que fluya la liquidez. Pero hay otro problema y es el del valor del suelo que como sabemos está sujeto a especulación, este deberá ser agrupado en una sola entidad, contra una provisión a largo plazo de los bancos de al menos un 70% del valor del suelo que tienen en cartera y el precio a aplicar, sería el que esté dispuesto a pagar un inversor. y no el de mercado que ahora mismo es inexistente. Todo este maremágnum de fórmulas están siendo analizadas actualmente, y la conclusión a la que llegamos es que los bancos provisionen sus activos tóxicos a precio de subasta y pidan crédito al BCE, que ha sacado a subasta casi 500.000 millones de euros , para activar la liquidez del mercado financiero y así activar el flujo crediticio que necesita la economía española  para recuperarse de la crisis financiera en la que estamos incursos.






JMGS



Analista Financiero

No hay comentarios: