martes, 5 de abril de 2011

REFORMAR.- UN VERBO COMPROMETIDO CON LA REALIDAD

         Todos los días oímos esta palabra cientos de veces, esta acción debe intentarse para que lo que se deba hacer se haga, ahora se le pide al Estado, y con letras mayúsculas, hace falta reformas, en el aspecto político y económico, esto se traduce , en acciones de cambio , que implique mejorar la situación actual, el estado cada vez tiene el margen de maniobra más estrecho, entre la CCEE y las autonomías, dos instituciones una supranacional y otra subnacional, están vaciando de contenido el Estado. Las competencias económicas, las están asumiendo instancias mayores y el control político, de instancias menores, pero para que haya un equilibrio entre los económico y lo político, debe de volver el Estado a ser lo que era, un Estado libre federal asociado a un estamento que se llama Europa, no un conjunto diseminado de comunidades que pretenden sobrevivir entre tantas instituciones. Es insostenible, que deba de haber, una administración europea, una estatal, una autonómica y otra local. Sobran administraciones, sobran políticos, instituciones y funcionarios, faltan más empresas privadas, más productividad, mas empleo, más formación, más capacidad. MAFO ha dado hoy un toque, para decirnos que nada de brotes verdes, en el 2011, que para mediados del 2012, y luego viene y remata Valeriano y dice contención salarial en lustros. Estos mensajes no traen nada bueno, pero los políticos miran para otro lado, unos esperan que se hunda el barco para salir al rescate, otros que no saben qué hacer para no embarrancar. Y el tiempo pasa y pasa, e ira venciendo la deuda externa, y tendremos que pagar más intereses, y la cifra de paro irá engordando y engordando, y ya hemos hecho todo lo que teníamos que hacer. No está hecho todo, hay mucho por hacer, y no se trata de contentar a unos pocos, sino de que somos muchos los descontentos. Pero como dice el refrán, al mal tiempo, buena cara. Las reformas, ay las reformas, que no se atreven a coger las tijeras, y decir, por ejemplo, las diputaciones provinciales, fuera, las comunidades que no sean eficientes, al rescate, hay que ver las cuentas y si no intervenirlas en pro del interés general. Estas son las verdaderas reformas, lo que nadie se atreve a decir, y menos aun hacer.

JMGS



Economista



No hay comentarios: