domingo, 14 de noviembre de 2010

La Inmigración, somos iguales en derechos,distintas obligaciones

Todos directa o indirectamente tenemos un familiar, conocido que ha sido emigrante, que tuvo que salir en la posguerra española, hacia terceros países a trabajar y salir de la depresión social y económica  que había en España durante esos años. Pero en esos países libres, todos han tenido más obligaciones que derechos, primero han estado los ciudadanos de esos países, luego los emigrantes, y contribuido con impuestos al sostenimiento del gasto publico de esos países, pero aquí en España es distinto, primero hay derecho y  luego obligaciones, todos los españoles somos iguales ante la ley, proclama como máxima nuestra carta magna, esta se hace extensiva a los ciudadanos extranjeros en virtud de la carta de las Naciones Unidas y OIT. Pregunta, por que no se aplica en toda su extensión, tengan que soportar, que llamen racistas a aquellos que proclaman que se les otorguen derechos y obligaciones a los extranjeros, o deben ser de un status superior que les permita tener más obligaciones que derechos, no se sabe a que juegan los llamados progresistas, reciclados en asociaciones en pro de defensa de los intereses de sus asociados , los extranjeros, que lejos de aportar a nuestro bienestar económico, aprovechan las debilidades del sistema para proclamar todos sus derechos, contribuyendo al sistema lo menos posible. Todo ello, nace de una llamada del gobierno de turno, que proclamó en su día,  “habrá papeles para todos”, declaración esta irresponsable, pues más acertado hubiese sido, “habrá trabajo para todos los que hayan sido llamados para trabajar”, ahora, comienzan los problemas, el gasto público se disparará, habrá que pagar estas prestaciones por desempleo, que se generan en una crisis como la nuestra, y menos mal a que se reclamaron en su momento, una situación potencial sobrevenida,“las vacaciones al caribe pagadas”, que consistían, trabajo un tiempo, me voy a mi país y cobro el paro de España. Los que están aportando con los impuestos , tenemos más deberes que nunca, contribuir , con una presión fiscal de hasta el 46% de nuestras rentas a que  se mantenga el estado de bienestar de quienes cobran una paga del estado, cultura arraigada en nuestro pensamiento contemporáneo, y máxima aspiración de todo habitante español “¿cómo podría cobrar una paga?”, preguntan a diario a profesionales, y últimamente extranjeros, que llevan  cuatro años, dos trabajando y vinieron porque aquí la sanidad es gratis y necesitaban de una operación y ahora necesitan de una pensión, pues ahora aquí las cosas no van bien y tienen pensado en irse a su tierra. Una evasión de capitales encubierta por los gobiernos, que a pequeñas dosis, han dejado nuestro sistema financiero noqueado. Países de nuestro entorno, las políticas de inmigración consisten en “Vd. se queda aquí, bien a reinvertir sus beneficios, creando empleo y riqueza”

No hay comentarios: